MENÚ

Topes

En las enseñanzas del Cuarto Camino se menciona un concepto que describe las barreras psicológicas que se crean desde la infancia y que tienen como fin amortiguar los choques que producen nuestro caos interno. Estos amortiguadores son conocidos también como "topes". Ouspensky los describe:
“«Tope» es un término que necesita una explicación especial. Todos saben lo que son los topes de los vagones de ferrocarril: aparatos amortiguadores de choques. Los topes atenúan los efectos de estos choques y los hacen imperceptibles. “En el hombre existen dispositivos exactamente análogos. No son creados por la naturaleza sino por el hombre mismo, aunque involuntariamente. En su origen se encuentran las múltiples contradicciones de sus opiniones, de sus sentimientos, de sus simpatías, de lo que dice, de lo que hace. Si un hombre tuviese que sentir durante su vida entera todas las contradicciones que están en él, no podría vivir ni actuar tan tranquilamente como ahora. Sin cesar se producirían en él fricciones; sus inquietudes no lo dejarían reposar nunca. No podemos ver cuán contradictorios y hostiles entre sí son los diferentes «yoes» que forman nuestra personalidad. Si un hombre pudiera sentir todas estas contradicciones sentiría lo que él realmente es. Sentiría que está loco. “Un hombre no puede destruir sus contradicciones, pero deja de sentirlas cuando los topes aparecen en él. A partir de entonces ya no siente los impactos que resultan del choque entre perspectivas, emociones y palabras contradictorias. “Los «topes» se forman lenta y gradualmente. Muchísimos se crean artificialmente por la «educación». [...] El hombre está rodeado de gente que habla, piensa, siente, vive por medio de sus «topes». Al imitarlos en sus opiniones, acciones y palabras, crea involuntariamente en sí mismo «topes» análogos que le hacen la vida más fácil, ya que es muy duro vivir sin «topes». Pero éstos impiden toda posibilidad de desarrollo interior porque están hechos para amortiguar los choques; empero, los choques, y sólo ellos, pueden sacar al hombre del estado en que vive, es decir, despertarlo. [De en Busca de lo milagroso]
La función de los topes es multiabarcante. La exposición selectiva y la disonancia cognitiva son dos buenos ejemplos de cómo funcionan los topes. La intención de agradar y de comportarse de forma gregaria para conseguirlo es un ejemplo más de tope. Buscamos la comodidad psicológica contra viento y marea, y ésa búsqueda es egocéntrica.

La comodidad psicológica es una forma de vida sencilla, la búsqueda de la autocomplacencia. Ver las miserias de uno mismo, sentir la realidad interior y vivir bajo circunstancias diferentes a las que se está habituado produce incomodidad. Y en el Trabajo sobre sí mismo estas circunstancias son fundamentales para el desarrollo pleno de nuestro Ser. El acto de encarar aquello que no nos agrada suele incomodarnos, pero reconocer las mentiras en uno mismo y las contrariedades a las que nos sometemos cada día de nuestras vidas es esencial para llegar a ver lo que ES y dejar de ver únicamente lo que se quiere ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario