MENÚ

Discernimiento

El acto de discernir equivale a ir más allá de la clásica visión binómica de blanco/negro. El discernimiento nos ayuda a alcanzar una visión compleja de las cosas.

La etimología de la palabra discernimiento ya nos indica claramente las bases de su uso. "Discernimiento" se forma con el sufijo latino - mentum (medio o instrumento, -mento o -miento en español) junto con el verbo discernir, vocablo proveniente del latín discernere (distinguir, separar, dividir, decidir, cribar). Discernere a su vez está compuesto por el prefijo latino dis- (separación por distintas vías) y el verbo cernere(cribar, separar), del cual derivaron también cernir, cierto, acertar, certificar, decretar, excretar y secreto. Se formó a partir de la raíz indoeuropea *skribh- (cortar, separar, distinguir).[1]

El discernimiento es el instrumento de criba que separa los aspectos de un hecho utilizando los métodos que sean necesarios para descubrir su complejidad. Significa que toda situación ha de ser analizada desde los máximos prismas posibles para así abrir camino hacia nuevas comprensiones e integraciones. Esto implica un esfuerzo y un conocimiento de las distintas formas en las que sucede un hecho.

Todo está relacionado, es interdependiente y existe debido a causas multifactoriales. La naturaleza de las causas separadas pueden ser o parecer contradictorias entre sí, pero cuando dichas causas interactúan y se relacionan recíprocamente, los fenómenos generados dependen de ellos y conciben nuevos fenómenos a su vez, comprendiéndose unos a otros. La habilidad de discernir nos ayuda a complejizar el hecho discernido, haciéndonos capaces de verlo en su completitud. Por tanto, el asunto no radicaría exactamente en, como hemos comentado, un binomio de verdad/mentira, sino que consiste en ver la complejidad de los hechos analizados. Descubrir la profundidad de lo complejo nos ayuda a vivir la realidad de lo que somos y de lo que vivimos.


El discernimiento es una brújula que nos ayuda a navegar por el mar de la incertidumbre y lo impermanente, es decir, por la Realidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario