MENÚ

Complejidad

La complejidad busca abarcar el máximo posible cualquier aspecto de la realidad y los sistemas que rigen el funcionamiento del microcosmos y el macrocosmos. Nos ayuda a analizar la realidad de una manera multifactorial, no sesgada ni limitante. Clarifica cuál es el funcionamiento de lo existente. La complejidad nos ayuda a comprender que todo es incertidumbre e impermanencia, y a aprehender lo que es la Unidad Múltiple, es decir, la Creación. El pensamiento complejo da un paso más allá superando a las conceptuaciones cientificistas, cartesianas y deterministas.

En Introducción al pensamiento complejo, Edgar Morin la resume así:
¿Qué es complejidad? A primera vista la complejidad es un tejido (Complexus: lo que esta tejido en conjunto) de constituyentes heterogéneos inseparablemente asociados: presenta la paradoja de lo uno y lo múltiple. Al mirar con más atención la complejidad es, efectivamente, el tejido de eventos, acciones, interacciones, retroacciones, determinaciones, azares, que constituyen nuestro mundo fenoménico. 
Así es que la complejidad se presenta con los rasgos inquietantes de lo enredado, de lo inextricable, del desorden, la ambigüedad, la incertidumbre […] De allí la necesidad para el conocimiento, de poner orden en los fenómenos rechazando el desorden, de descartar lo incierto, es decir, de seleccionar los elementos de orden y de certidumbre, de quitar ambigüedad, clarificar, distinguir, jerarquiza […] Pero tales operaciones, necesarias para la inteligibilidad, corren el riesgo de producir ceguera si eliminan a los otros caracteres de lo complejo; y efectivamente, como ya lo he indicado, nos han vuelto ciegos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario